Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Para que la Internacional Criminal Police Organization (INTERPOL) busque en más de 190 países a Daniel Mortera Tejeda, ex tesorero de Zinacantepec durante el trienio pasado, los diputados del Estado de México deben primero organizar y hacer llegar al Ministerio Público del fuero común y del orden federal, el expediente de esta persona con todos los antecedentes presuntamente delictivos que justifiquen la petición. Si el representante social avala y considera que el señalado tiene gran movilidad en todo el mundo, se apoyaría de la INTERPOL para obtener la ficha roja, por consecuente existe colaboración para localizar al individuo. Incluso hay posibilidades de intentar rastrearlo a través de Plataforma México, que es parte esencial de la Estrategia Nacional de Prevención del Delito y Combate a la Delincuencia , o bien pedir el apoyo a Sistemas Automatizados de Identificación de Huellas Dactilares (AFIS), que próximamente formará parte de la Policía Federal. Esto se deriva de que el coordinador parlamentario del PRI, Eruviel Ávila Villegas, declaró que en breve promoverá en la Junta de Coordinación Política, un acercamiento con la INTERPOL México para que sea buscado Mortera Tejeda e investigado por haber desarrollado, según el priista, una serie de irresponsabilidades durante la administración de Leonardo Bravo Hernández, quien recientemente abandonó la prisión de “Santiaguito”, en Almoloya de Juárez por el delito de peculado por un monto de 91 millones de pesos. Incluso el diputado mexiquense presume que Daniel Mortera Tejeda, se haya en Estados Unidos. El ex tesorero está prófugo de la justicia desde el año pasado, junto con ex servidores públicos de menor grado como Marcos Manuel Castrejón Morales, Ernesto Gómez Reyes y Domingo Cuevas Galván. El Órgano Superior de Fiscalización los señala como los posibles involucrados en el desvío de fondos del erario municipal de Zinacantepec. Finalmente, quienes sí fueron detenidos en 2007 y puestos en libertad por falta de pruebas fueron Gustavo García Reyes y la esposa de Leonardo Bravo, Landy Villanueva de Bravo, el edil priista quedó en prisión para ser juzgado, aunque luego de pagar una fianza que no alcanzó los cinco mil pesos goza de su libertad de manera reciente.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

Comentarios

comentarios